Está en nosotras ayudar a crear el futuro del trabajo que las mujeres necesitan.

Bibiana Aído llamó a tomar acciones para impulsar la inclusión de las mujeres en la llamada Revolución 4.0, durante el segundo foro para mujeres empresarias, organizado por Seminarium. ONU Mujeres brindó sus recomendaciones al sector.

Fecha: miércoles, 25 de septiembre de 2019

Quito

Presentación de Bibiana Aído en el evento de Foro Mujeres Empresarias 2019. Foto: ONU Mujeres/Gabriela Robles

Presentación de Bibiana Aído en el evento de Foro Mujeres Empresarias 2019. Foto: ONU Mujeres/Gabriela Robles

 

Por segunda ocasión se realizó el foro “Mujeres Empresarias, liderazgo y transformación”, un evento que contó con el apoyo de ONU Mujeres y otras empresas e instituciones. 

En la Conferencia, en la que participaron representantes de diversos sectores y que fuera inaugurada por el Vicepresidente Otto Sonnenholzner; la representante de ONU Mujeres en Ecuador Bibiana Aído, habló sobre los desafíos de la participación laboral de las mujeres para llegar a la Revolución 4.0. 

Con alrededor de 800 participantes, Mujeres Empresarias fue una plataforma para presentar experiencias de mujeres líderes. El papel de ONU Mujeres fue presentar el panorama actual en el que hay gran potencial para aumentar el empleo femenino y tendencias visibles como la de una mayor economía colaborativa, el aumento del trabajo freelance y trabajos a corto plazo. 

Pero supone también una pronta toma de decisiones y acción para que las mujeres tengan mayores posibilidades de inserción en la economía formal. En cuanto a educación y preparación, fundamental para la globalización en su cuarta revolución, aún hay pendientes. “La participación de mujeres en las carreras universitarias relacionadas a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (llamadas STEM por sus siglas en inglés) alcanza únicamente el 16% en el mundo. Solo 1 de cada 10 niñas considera elegir una carrera STEM”, señaló Aído en su discurso.

El discurso de Aído precedió al de Otto Sonnenholzner, Vicepresidente de la República. En su discurso, Sonnenholzner mencionó los retos para lograr la equidad de género y los avances en los últimos años. 

Aunque en Ecuador existe normativa para promover la igualdad de género en el sector público, la empresa privada aún debe enfrentar ese desafío, tanto como el de proveer mejores condiciones a las mujeres en el ámbito laboral. Aído recomendó puntos de partida como invertir en formación, programas de entrenamiento y en plataforma para que entreguen a mujeres las habilidades y herramientas que se necesitan en el futuro. “Nadie dijo que fuera fácil”, recalcó. 

Además, invitó a aprovechar las herramientas que ONU Mujeres ha desarrollado para apoyar al sector privado en estos desafíos: la plataforma para empresas Empower Women o la herramienta de medición de brecha salarial.