La Directora Ejecutiva interina de ONU Mujeres, Pramila Patten, se solidariza con las mujeres afganas que luchan por el respeto de sus derechos y libertades fundamentales

Fecha: jueves, 9 de septiembre de 2021

[Nueva York, 9 de septiembre de 2021] - "Las mujeres tienen derecho a la protesta pacífica y a una vida libre de violencia. Al tomar el control de Afganistán, las autoridades talibanes asumen el deber de respetar y proteger estos derechos", ha declarado Pramila Patten.

"Estoy consternada e indignada por las imágenes de mujeres en Afganistán que son azotadas, golpeadas con porras y apaleadas simplemente por ejercer su derecho a la protesta pacífica. Me solidarizo con todas las mujeres afganas que luchan por el respeto de sus derechos y libertades fundamentales. Esta violencia deliberada se está llevando a cabo de forma abierta y descarada. Supone una clara escalada en el desprecio por los derechos humanos de las mujeres”.

"El Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer ha dejado claro que la ausencia de violencia es indivisible e interdependiente con todos los demás derechos humanos, incluidos, en concreto, los derechos a la libertad de expresión, movimiento, participación, reunión y asociación. La violencia contra las mujeres es un ataque a sus derechos en su conjunto”.

"Hago un nuevo llamamiento a los talibanes para que cumplan con su deber de garantizar los plenos derechos de todas las mujeres y niñas de Afganistán, para que cese de inmediato de esta normalización totalmente inaceptable de la violencia contra ellas y para que vigilen e investiguen estas violaciones de modo que los autores rindan cuentas cuando y dondequiera que se produzca este tipo de violencia. Las promesas de las autoridades talibanes de respetar los derechos de las mujeres y las niñas son poco creíbles mientras se producen impunemente violaciones tan flagrantes. Hay que tomar medidas urgentes para asegurar que las mujeres puedan ejercer plenamente, en igualdad de condiciones y con seguridad, su derecho a participar en la vida pública y política de Afganistán".