Construir un nuevo pacto: transformar las masculinidades desde la perspectiva del cuidado

Fecha: lunes, 31 de mayo de 2021

Logo Caminando

 

CONVERSATORIO VIRTUAL

Construir un nuevo pacto: transformar las masculinidades desde la perspectiva del cuidado

arte-evento-masculinidades 

Foto: ONU Mujeres/Caminando

 

La importancia de los hombres y los niños como aliados para la prevención de la violencia basada en género

Este miércoles 26 de mayo ONU Mujeres Ecuador y CORAPE organizaron el conversatorio virtual Construir un nuevo pacto: transformar las masculinidades desde la perspectiva del cuidado. Este espacio abierto contó con la participación de expertas y expertos nacionales e internacionales, así como de las y los participantes de todo nivel, que dialogaron acerca de la transformación de la masculinidad hegemónica y tradicional hacia nuevas masculinidades a partir de la corresponsabilidad de los cuidados como estrategia de prevención de la violencia basada en género (VBG).

La apertura del evento estuvo a cargo de Ana Elena Badilla, Representante ad interim de ONU Mujeres Ecuador, quien precisamente resaltó la importancia y los beneficios de caminar juntos hacia la igualdad de género: “Cambiar el reparto desigual de las tareas de cuidado puede permitir a las mujeres disponer de mayor tiempo y posibilidades para realizarse personal y profesionalmente”. En este sentido, recalcó las ventajas para los propios hombres, ya que “aumenta la autoestima; favorece el crecimiento personal, e incrementa la calidad en las relaciones tanto con las mujeres como con otros hombres”. Además, animó a “superar los estereotipos y estigmas con el fin de generar relaciones igualitarias, y fomentar una alianza inquebrantable entre mujeres y hombres para construir un nuevo pacto”.

foto-evento-masculinidades

Foto: ONU Mujeres/Caminando

 

Haz clic aquí para acceder al evento.

El conversatorio contó con la presencia de Rocío Rosero, vocera de la Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador, quien reflexionó sobre la historia del feminismo en el andamiaje de la construcción de los derechos humanos de las mujeres y cómo la discusión y aportes de la teoría de género y los avances en materia de normativa internacional por la igualdad de género, dan paso a la discusión sobre la masculinidad como una construcción social que se reproduce socialmente y que por tanto no puede ser entendida por fuera del contexto sociocultural, en el que se encuentran insertos los varones.

Asimismo, Jimmy Tellería, Director del Centro de Investigación Social Tecnología Apropiada y Capacitación (CISTAC) de Bolivia, invitó a reflexionar sobre la dimensión del cuidado y su relación con la construcción de las masculinidades en la que, para él, es clave poner en el centro “el valor del cuidado para el sostenimiento de la vida”. Estos conceptos traen consigo diversos enfoques que recogen la perspectiva de la economía feminista, la ética del cuidado y el ecocuidado, en el que es muy relevante que los hombres también asuman mayor cuidado del medioambiente como un elemento central en el camino hacia el cuidado de la vida.

Para comprender la realidad nacional y las acciones emprendidas en esta materia, Leonardo García, Director del Laboratorio Social Género y Masculinidades, conversó sobre los límites que existen en la actualidad en torno a este tema de las masculinidades: “La sociedad y cultura sigue siendo patriarcal, por lo que el pacto se jerarquiza y se convierte en un dispositivo del poder que se expresa en la masculinidad hegemónica”.

Para transformar esta realidad se menciona la necesidad de políticas públicas que se enfoquen en la eliminación de la violencia contra las mujeres desde una perspectiva integral en la que los hombres sean partícipes. En este sentido, Edison Porras, de CORAPE, mencionó que para dar el paso hacia estas masculinidades plurales se deben poner en marcha espacios vivos y prácticos para entender las diversidades y cuestionar el modelo actual de masculinidad.

El papel de los hombres como aliados para la erradicación de la violencia contra las mujeres es fundamental. En la actualidad, persisten desigualdades en el trabajo de los cuidados, del que históricamente han sido responsabilizadas las mujeres. Esta situación se ha acentuado más en el actual contexto de pandemia de la COVID-19, provocando el aumento de la carga y responsabilidad de estas tareas sobre las mujeres, e incidiendo de manera negativa a la brecha de género y el creciente fenómeno de la VBG a la que las mujeres están expuestas a lo largo de sus vidas.

De hecho, en Ecuador la VBG es un fenómeno estructural. De acuerdo a los datos oficiales, 6 de cada 10 mujeres (60.6%) han experimentado algún tipo de violencia a lo largo de sus vidas, perpetradas en un 70% por sus parejas o parejas anteriores; y 1 de cada 4 ha vivido violencia sexual (25,7%). Esto se agrava aún más cuando hablamos de mujeres en condición de movilidad humana, donde 8 de cada 10 mujeres migrantes y refugiadas han sufrido algún tipo de VBG a lo largo de su vida, como lo expone Elizabeth Arauz, de ONU Mujeres Ecuador.

Este espacio de diálogo se desarrolló en el marco del proyecto Caminando: Igualdad de género y empoderamiento de las mujeres en situación de desplazamiento y refugio y de las mujeres en comunidades de acogida en la frontera norte y sur del Ecuador. A través de esta iniciativa, ONU Mujeres busca fortalecer la inclusión del enfoque de género en las acciones humanitarias de las zonas fronterizas del Ecuador en las provincias de Esmeraldas, Carchi, Sucumbíos, Imbabura y El Oro en el que se desarrollan espacios de formación para el empoderamiento de las mujeres y hombres encaminados a la igualdad de género, prevención de la violencia de género y corresponsabilidad de los cuidados.

Caminando, conjuntamente con CORAPE, trabaja por generar un cambio de horizontes que permita a los hombres transitar de masculinidades hegemónicas hacia masculinidades no violentas y corresponsables, a partir de la iniciativa Masculinidades en movimiento en los territorios de la frontera norte y sur del país.