Día Mundial del Refugiado

Declaración de ONU Mujeres en el Día Mundial de los/as Refugiados/as 2018

Las crisis cada vez duran más, las soluciones necesitan estrategias a largo plazo para empoderar a las mujeres y niñas refugiadas

Fecha: lunes, 18 de junio de 2018

En este momento, cerca de 66 millones de personas en todo el mundo se encuentran desplazadas de sus hogares debido a conflictos, la persecución y los desastres naturales.

Debemos alejarnos de las estrategias de respuesta tradicionales que ya no son adecuadas para subsanar la realidad a la que se enfrentan las personas refugiadas hoy en día. El promedio de la duración del desplazamiento se sitúa actualmente en los 17 años como mínimo, lo que significa que las personas afectadas pasarán una parte importante de sus vidas siendo refugiadas. Este dato nos tiene que hacer cambiar nuestra percepción. En lugar de centrarnos en los requisitos y las soluciones de las personas que se están desplazando, tenemos que centrarnos en los de las personas que no se están desplazando.

Por consiguiente, debemos ir más allá de la asistencia inmediata y ofrecer soluciones factibles a largo plazo que protejan los derechos de las mujeres y las niñas, brinden oportunidades para el crecimiento, la participación y el empleo remunerado, y que mantengan su dignidad durante todo el ciclo de desplazamiento. Hay que garantizar que las mujeres y las niñas sean autosuficientes y puedan construir el futuro que ellas elijan. De esta manera, se lograrán beneficios para las propias mujeres, y para sus familias, las comunidades y los países de acogida.

Las mujeres y las niñas, que representan aproximadamente la mitad de las personas desplazadas actualmente, sufren discriminación y violencia. Tras el colapso de los mecanismos de protección y la destrucción de los servicios esenciales y las estructuras económicas, su situación, ya de por sí marginada, se deteriora todavía más cuando carecen de acceso a los recursos y estos escapan a su control, y cuando no existen estrategias adicionales de adaptación viables.

Muchas estrategias de respuesta a la situación de las personas refugiadas siguen sin considerar la capacidad que tienen las mujeres y las niñas de contribuir personalmente a la difusión de información fundamental y la prestación de servicios y soluciones a largo plazo, así como en sus familias y sus comunidades más en general, a pesar de que es bien sabido que las crisis afectan a las mujeres y a los hombres de manera diferente.

ONU Mujeres trabaja con poblaciones de personas refugiadas en todo el mundo para ofrecer soluciones. Por ejemplo, ONU Mujeres ha constituido un grupo de mujeres rohinyás en Bangladesh que ahora participa activamente en reuniones oficiales sobre la gestión de los campamentos y garantiza que se atiendan las necesidades de las mujeres y las niñas. En Jordania, las refugiadas sirias participan en iniciativas de efectivo a cambio de trabajo que brindan una oportunidad de conseguir un empleo más permanente o poner en marcha micronegocios en entornos de campamentos. Y en Camerún, ONU Mujeres proporciona a las mujeres y niñas refugiadas recursos y capacitación para adquirir las habilidades necesarias a fin de desarrollar actividades a pequeña escala que generen ingresos.

Actualmente está en marcha un pacto mundial sobre las personas refugiadas para asegurar que todos los programas mundiales de respuesta a la situación de las personas refugiadas respetan los amplios compromisos sobre los derechos y las necesidades de las mujeres y las niñas adquiridos en la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes de 2016.

En el Día Mundial de las Personas Refugiadas, ONU Mujeres insta a la comunidad internacional a garantizar que el pacto mundial sobre las personas refugiadas proporcione los servicios, la protección y los recursos que necesitan todas las personas refugiadas, teniendo en cuenta los derechos de cada una de ellas. Únicamente mediante el reconocimiento y la promoción de la contribución que pueden hacer las mujeres y las niñas en la respuesta a la situación de las personas refugiadas, lo que incluye mediante su liderazgo y una participación igualitaria, podremos ver la implementación de soluciones más efectivas y duraderas para todas las personas.