Emergencia en Manabí se convierte en una oportunidad para reivindicar el rol de las mujeres en la reconstrucción

Fecha: lunes, 18 de julio de 2016

Con el objetivo de constatar la situación de las mujeres damnificadas por el terremoto que devastó la provincia de Manabí, en Ecuador, hace dos meses y verificar la incorporación del enfoque de género en las tareas de reconstrucción y recuperación de medios de vida, y en el marco del Encuentro Regional de ONU Mujeres en Quito, Yannick Glemarec, Director Ejecutivo Adjunto de ONU Mujeres, Luiza Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres para Las Américas y El Caribe y Moni Pizani, Representante de ONU Mujeres en Ecuador visitaron algunos albergues de la zona.

Yannick Glemarec, Director Ejecutivo Adjunto de ONU Mujeres, en el Albergue de Rocafuerte, Manabí, julio de 2016. Foto: ONU Mujeres/Michell Gachet.
Yannick Glemarec, Director Ejecutivo Adjunto de ONU Mujeres, en el Albergue de Rocafuerte, Manabí, julio de 2016. Foto: ONU Mujeres/Michell Gachet.

Para Glemarec “la participación de las mujeres en la gestión humanitaria y la reducción de riesgos en desastres, disminuye las probabilidades de que existan otras crisis, como el incremento de la pobreza, el aumento de la violencia y la normalización de la desigualdad, por ello, es importante que se las incluya, no solo por un tema de derechos; fundamentalmente, porque su intervención genera resiliencia”.

El recorrido comenzó con la visita a la Comuna Las Gilces, aquí la delegación constató la participación de las mujeres de la población en el proceso de remoción de escombros, que se lleva a acabo de acuerdo a la metodología de Cash for Work, impulsada por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, PNUD. Glemarec, Carvalho y Pizani conversaron con los miembros de la comunidad y resaltaron la importancia de la intervención de las mujeres en el proceso de recuperación temprana y dinamización de la economía de las familias de la zona.

Las autoridades participaron también de un breve recorrido por las áreas donde se llevan a cabo las tareas de remoción. Allí, las mujeres compartieron su experiencia con la delegación y expresaron que, a pesar de que las tareas que llevan a cabo, representan un enorme esfuerzo físico, han encontrado la forma de organizarse para cumplir con todas las actividades que les asignan. Las autoridades de ONU Mujeres expresaron su grata sorpresa por verificar que, en Las Gilces, sus mujeres están rompiendo estereotipos en sus núcleos familiares y en su comunidad y , además, se están empoderando de su rol como agentes activos en la recuperación.

Yannick Glemarec, Director Ejecutivo Adjunto de ONU Mujeres; Ledy Zúñiga, Ministra de Justicia; Luisa Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres; y Moni Pizani, Representante de ONU Mujeres en Ecuador, durante su visita al Albergue de Rocafuerte en Manabí, junio de 2016. Foto: Ministerio de Justicia.
Yannick Glemarec, Director Ejecutivo Adjunto de ONU Mujeres; Ledy Zúñiga, Ministra de Justicia; Luisa Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres; y Moni Pizani, Representante de ONU Mujeres en Ecuador, durante su visita al Albergue de Rocafuerte en Manabí, julio de 2016. Foto: Ministerio de Justicia.

Luisa Carvalho subrayó que las crisis representan una oportunidad valiosa de reivindicar el rol que ellas cumplen, no solo en la reconstrucción arquitectónica de su comunidad, sino en el desarrollo integral de la misma.

Antes del mediodía, la delegación se dirigió al albergue situado en Calceta. Allí, junto a la Ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, participaron de la donación de dos máquinas de coser y una vajilla como herramientas para reactivar la economía de las mujeres emprendedoras del lugar.

Moni Pizani explicó que la oficina de ONU Mujeres en Ecuador apoyó a la cartera de Justicia en el desarrollo de talleres para incentivar a las mujeres damnificadas a ser independientes y empoderarse de su economía; enfatizó que ello las libera de posibles situaciones de violencia dentro de su familia o su comunidad.

En horas de la tarde, la delegación se trasladó al albergue de Rocafuerte, aquí participaron, también, de la donación de dos lavadoras que se entregaron a dos mujeres que iniciaran un negocio de lavandería.

Carvalho mencionó que “las mujeres son fundamentales para ampliar y mejorar la respuesta humanitaria y acelerar la recuperación de las zonas en desastre”

Para finalizar el recorrido, Yannick Glemarec, junto a Luiza Carvalho y Moni Pizani visitaron el albergue los Esteros en la ciudad de Manta. Allí presenciaron la entrega de certificados a las asistentes del taller “Herramientas para mejorar mi desarrollo personal y mi negocio” y presenciaron una clase demostrativa de albañilería que es parte un programa de capacitaciones que ONU Mujeres planea impartir, en los próximos días, como parte de la estrategia de recuperación temprana de medios de vida. Los tres directivos coincidieron en que las mujeres pueden resultar más afectadas por los desastres, sin embargo, en las crisis, también representan un motor de cambio para sus propias vidas, las de sus familias y las de sus comunidades y por ello continuarán apoyando las iniciativas que las ayuden a mejorar su calidad de vida y a empoderarse de su economía y sus derechos.